Cuando Lewis y Clark y el grupo de Voluntarios cruzaron a lo que ahora es el estado de Washington en octubre de 1805, asumieron que la peor parte de su viaje había quedado atrás. Esperaban flotar fácilmente por las aguas del Río Columbia hasta su objetivo,que era el Océano Pacífico. En cambio, encontraron una serie multiples e implacables obstáculos, peligros y molestias, desde rápidos que amenazan la vida hasta pulgas ineludibles.

Canva
Canva
loading...

Los rápidos del Rio Columbia eran mucho más grandes y rápidos que los que habían encontrado en otros lugares en su travesia. En la ruta deColumbia Gorge “ , el aire era cálido en las llanuras áridas y sin árboles, el aire del este de Washington chocó con el aire más frío del oeste, creando vientos térmicos con una fuerza terrible. La madera era escasa; cualquier madera flotante arrojada a tierra por las inundaciones anuales de primavera desaparecía rápidamente en las fogatas de miles de nativos. Clark informó que la gente de un pueblo estaba secando pescado e higos para quemarlos como combustible en invierno.

Canva
Canva
loading...

En la parte baja del Columbia, los desafíos del río se vieron agravados por la continua irritación de las pulgas, un legado del clima templado y la gran población de perros entre los nativos. A veces, los hombres solo podían aliviarse desnudándose y metiéndose en el agua para remover las pulgas de sus cuerpos.

Canva
Canva
loading...

Cuanto más se acercaban al Pacífico, más sufrían. Menciona  Clark en su diario con amargura, no era "pacífico" en absoluto, sino "tempestuoso y horrendo". Las tormentas mantuvieron al grupo contra la escarpada costa norte azotada por el viento durante semanas. Las olas azotaron la boca del Columbia con tal fuerza que algunos del grupo se marearon. Sus ropas de cuero se pudrieron por los continuos remojos, sus suministros se agotaron y todos se empacharon del salmón.

Canva
Canva
loading...

Doscientos años después, no queda mucho sin cambios a lo largo de Lewis and Clark Trail en Washington. Muchos de los campamentos de la expedición, junto con las aldeas ancestrales y las zonas de pesca de los indígenas que conocieron, han sido inundados por las represas. Las llanuras del este de Washington ahora florecen con huertos, viñedos y otras empresas agrícolas, resultado de proyectos de riego masivos.

Canva
Canva
loading...

Desde Clarkston hasta la costa, los ríos Snake y Columbia, que alguna vez estuvieron repletos de aguas bravas, se han convertido en un canal de aguas tranquilas por la construccion de represas, transportando barcazas oceánicas más de 400 millas tierra adentro. Ferrocarriles y autopistas atraviesan tierras que alguna vez solo conocieron senderos indios.

Pero el viento aún sopla a través del desfiladero de Columbia y la lluvia aún cae en la costa del Pacífico.

More From La Super 92.5